– ¡Mami, vuelve!

ANIMALS

Mamá preparó mi sopa favorita y nos invitó a mi padre y a mí a cenar. En ese momento estábamos coleccionando Lego. Papá construyó muy hábilmente todo tipo de figuras de este diseñador. Tan pronto como juntamos todos los juguetes, hubo una explosión. Papá corrió a la cocina y yo lo seguí.

Mamá estaba en el suelo. Vi algo rojo en el suelo. Papá lloró y llamó a una ambulancia. Abrazó a su madre, y ella se quedó en silencio. Él le pidió que no se fuera. ¿Dónde no ir? no entendí nada Yo tampoco quería que ella se fuera. ¿Quién jugará conmigo en el patio entonces? Siempre jugábamos a alcanzarla. Ella corrió muy rápido. Hasta hace poco.

Mamá cocinó mi sopa favorita y nos invitó a mi padre y a mí a almorzar. Estábamos recogiendo Legos en ese momento. Papá construyó muy hábilmente todo tipo de figuras de este constructor. Tan pronto como doblamos todos los juguetes, hubo una explosión. Papá corrió a la cocina y yo lo seguí.

Mamá estaba tirada en el suelo. Vi algo rojo en el suelo. Papá estaba llorando y llamando a una ambulancia. Abrazó a su madre, y ella guardó silencio. Le pidió que no se fuera. ¿A dónde no ir? No entendí nada. Yo tampoco quería que se fuera. ¿Quién jugará conmigo en el patio de recreo entonces? Siempre jugábamos a ponernos al día con ella. Corrió muy rápido. Hasta hace poco.

Mamá cocinó mi sopa favorita y nos invitó a mi padre y a mí a almorzar. Estábamos recogiendo Legos en ese momento. Papá construyó muy hábilmente todo tipo de figuras de este constructor. Tan pronto como doblamos todos los juguetes, hubo una explosión. Papá corrió a la cocina y yo lo seguí.

Mamá estaba tirada en el suelo. Vi algo rojo en el suelo. Papá estaba llorando y llamando a una ambulancia. Abrazó a su madre, y ella guardó silencio. Le pidió que no se fuera. ¿A dónde no ir? No entendí nada. Yo tampoco quería que se fuera. ¿Quién jugará conmigo en el patio de recreo entonces? Siempre jugábamos a ponernos al día con ella. Corrió muy rápido. Hasta hace poco.

Últimamente, mamá siempre ha estado cansada. Ella no tenía la fuerza. Dijo que me dio toda su fuerza, porque quería que creciera como un niño fuerte.

Los médicos de la ambulancia llevaron inmediatamente a mi madre al hospital. Mi padre me llevó con mi abuela, y se fue con mi madre, porque ella estaba asustada allí sola. Estaba tan triste que ni siquiera quería ver dibujos animados. Me preocupaba que los médicos no le dieran a mi madre inyecciones dolorosas. Realmente no quería que llorara. Cuando papá regresó, lloraba mucho y hablaba de algún tipo de leucemia.

Dijo que no había garantías, y lloró aún más fuerte. Me abrazó y me dijo que todo estaría bien. Esa noche dormí en sus brazos por primera vez.

Han pasado dos meses. Mami seguía en el hospital. Papá la visitaba todos los días, pero los médicos no me dejaban verla. Pero un día mi padre llegó a casa triste, triste y dijo que hoy podía ir con él. Me alegré mucho de poder ver a mi madre.

Me tomó de la mano cerca de la habitación de mi madre, se secó una lágrima de la mejilla y susurró:

– Hijo, hoy tenemos que despedirnos de mamá…

Cuando entré en la sala, estaba asustada. Mamá estaba cubierta con una sábana blanca. Había muchos tubos y algunos equipos médicos. Tomé su mano y susurré:

– Mami, vuelve. Te amo mucho. Es muy difícil para papá y para mí sin ti. Incluso los cuentos de hadas no son tan interesantes si no los estás leyendo. Toma mi fuerza, mami. ¡Tengo muchos de ellos, porque me comí toda la porción de papilla!

Salí al pasillo y le dije a papá que mamá tomó mi poder y regresó. No entendió de inmediato de qué estaba hablando, así que miró hacia la sala. Los ojos de mamá estaban abiertos. Papá llamó a los médicos y todos corrieron hacia mamá.

Mamá pronto se recuperó y se le permitió irse a casa. Papá y yo ahora la estamos salvando de todos los problemas, para que siempre esté feliz y llena de energía.

Rate the article