Camarera atiende a jubilado gruñón desde hace años: un día le deja las llaves de su casa como propina

INTERESTING NEWS

«Jessie, como eres la chica nueva por aquí tendrás que trabajar en la mesa 13», le dijo su compañero de trabajo, Mark, mientras se ponía el delantal para su primer día como camarera en un restaurante.

Sin embargo, mientras Jessie se dirigía a la mesa 13, vio a un hombre mayor encorvado en su silla mirando el menú.

“Es solo un anciano”, dijo Jessie, desconcertada. “¿Lo que está mal con él?”

“Oh cariño. Él es terrible. Entonces, alístate. Aquí a nadie le gusta servirle —respondió Mark.

“Puedo manejar cualquier cosa”, continuó Jessie, confiada.

Pero se equivocó al descartar las palabras de Mark de plano. El hombre de la mesa, el Sr. Nolan, era un cliente difícil.

“¿Quién eres?” preguntó cuando ella se acercó con una sonrisa.

«Soy Jessie, ¿qué vas a comer hoy?» respondió ella mientras mantenía una sonrisa.

«Siempre bebo lo mismo, y ustedes me preguntan todo el tiempo. Te helado. Pero no demasiado frío y no demasiado dulce. Dos rodajas de limón y una pajilla —murmuró el hombre casi enojado.

“Perfecto. ¿Y sabes qué vas a almorzar?».

“Aún no. ¡Vete y tráeme mi té helado!» exigió.

Las cejas de Jessie se levantaron en estado de shock, pero se alejó y pidió el té helado. A pesar de hacer un pedido relativamente simple, el hombre se quejó. Al principio, era demasiado dulce, luego demasiado frío. Las rodajas de limón no tenían suficiente jugo. Su pajita era endeble porque ahora era papel.

“Ahora solo tenemos pajillas de papel para beber”, dijo Jessie, tratando de no perder los estribos por el cuarto vaso que había preparado.

«Qué generación más frágil y estúpida. Está bien, tomaré lasaña”, dijo el hombre y arrojó el menú en su pecho.

Jessie tenía una sonrisa permanente en su rostro. No iba a dejar que ese tipo amargara su primer día. Pero la lasaña tenía todo tipo de defectos.

De hecho, su pedido tomó tanto tiempo que atendió a unas seis familias más antes de que finalmente terminara. Al menos dejó propina.

«Debería haber escuchado», le dijo Jessie a Mark al final del día.

“Sí. Lo lamentamos. Pero alguien tiene que cuidarlo”, se rió.

Sin embargo, Jessie no dejaría que un cliente la derribara. Lo estaba haciendo por sus hijos. Tenía cinco en casa y su esposo trabajaba horas extras para mantenerlos. Pero no fue suficiente, por lo que finalmente había vuelto al trabajo, tratando de hacerlo mejor para ellos. Afortunadamente, su madre se ofreció a ayudarla a cuidar a sus hijos más pequeños mientras trabajaba.

Sin embargo, Jessie llegaba a casa agotada por la noche y casi no pasaba tiempo con sus hijos. Mientras se quedaba dormida, se prometió a sí misma que mañana lo haría mejor y jugaría con sus hijos.

Desafortunadamente, eso no sucedió. Porque cada día era más complicado y difícil con su cliente gruñón. Ser camarera era más difícil ahora que cuando era más joven, pero al menos las propinas eran buenas.

Durante años, ella atendió al viejo y gruñón Sr. Nolan, y tenía una manera de tratarlo que impresionó al resto del personal.

Fue más paciente e incluso aprendió un poco sobre su vida. Era como un niño durante una rabieta la mayor parte del tiempo, pero a veces, era casi agradable y le preguntaba sobre su vida. Y por mucho que se quejara, siempre dejaba una propina del 15 %, así que al menos eso estaba bien.

Sin embargo, un día no había dinero sobre la mesa. Normalmente, pagaría y dejaría algunas facturas extra, pero ese día Jessie encontró una llave y una nota.

«Querida Jessie, gracias por aguantar a este viejo gruñón durante tanto tiempo. Ahora voy a un hospicio especial, así que no volveré. Esta es la llave de mi casa. Es tuyo. Te dejo la tarjeta de mi abogado para que puedas arreglar todo oficialmente. Adiós querida. PD Mi té estaba demasiado dulce, pero no me quejé. ¿Ver? Es mi momento”, leyó Jessie en voz alta y se quedó atónita.

Ella no podía creerlo. Había dejado su llave, la dirección de su casa y la tarjeta de su abogado para que ella pudiera contactarlo. Pero eso era imposible. ¿Por qué le dejaría su casa a un completo extraño?, se preguntó Jessie. Sé que tiene familia.

Así que se puso en contacto con el abogado y le preguntó sobre ese hospicio para poder visitarlo y obtener algunas respuestas. Una vez allí, vio lo delgado que se había puesto el Sr. Nolan. No lo había notado tan bien en el restaurante, pero era obvio.

El viejo gruñón le repitió lo que había escrito en la nota y le dijo que era real.

“¿Pero por qué? ¿Y tus hijos?» preguntó Jessie.

«Mis hijos me odian. No los he visto ni he oído hablar de ellos en muchos años. Fui un cascarrabias con todos en mi vida desde que tengo memoria, y la única persona que me trató con una gran sonrisa fuiste tú. Así que quédate con esa casa para tu gran familia. Es enorme. Está hecho para personas como tú que pueden ser pacientes con las cosas viejas”, dijo y Jessie se echó a llorar.

No tenía idea de cuándo había comenzado a gustarle la presencia del Sr. Nolan, pero la idea de no volver a verlo nunca más era demasiado. O tal vez simplemente odiaba que se estuviera muriendo solo. Entonces, ese fin de semana, Jessie llevó a sus hijos a conocerlo y, por primera vez en años, vio sonreír al anciano. Eso valía más que mil propinas.

El Sr. Nolan murió unas semanas después y Jessie heredó oficialmente la casa. Hola

Rate the article