Pobre hombre abandonado por novia codiciosa: aparece en su boda como jefe del novio años después

INTERESTING NEWS

Kevin caminó a casa con el maletín en la mano. Estaba visiblemente molesto. Un reclutador que lo había entrevistado hace una hora le dijo: “Lo sentimos, pero el puesto ya está ocupado”.

«Pensé que lo lograría. Le prometí a Linda que volvería con el trabajo”, se quejó. Kevin tenía 25 años y era huérfano. Toda su vida había luchado por hacer una vida mejor. Pero parecía que su miseria nunca terminaría.
Kevin se detuvo en la floristería a pesar de sus problemas financieros y compró las rosas favoritas de Linda.

«¡Ella no se enfadará conmigo después de ver esto!». Se consoló, pero le esperaba un golpe desgarrador en el apartamento que había compartido con su novia durante cinco años….

«¿Qué pasó en la entrevista, cuánto te ofrecen?». Linda tenía curiosidad. «Tan pronto como recibas tu primer salario, tenemos que comprar algunos muebles bonitos. Esto parece podrido y viejo.»

Kevin no sabía cómo hablar abiertamente sobre su entrevista fallida. Finalmente, reunió el coraje para enfrentarse a su novia. Me tendió el ramo y dijo:

«Cariño, lo siento. Prometo seguir intentándolo. Pero esta vez, el puesto ya estaba ocupado.»

Linda inmediatamente hizo una rabieta y discutió.

«Siempre supe que eras un inútil perdedor. No quiero estar más aquí y vivir una vida pobre como tú… Me voy.»

Kevin rogó y lloró, pero su novia lo acusó de perder el tiempo. Salió corriendo con su maleta, bloqueó su contacto en su celular y siguió su camino. Dejó a Kevin atrás con nada más que angustia y lágrimas.

Un mes después, Kevin se quejó con un amigo cercano de lo horrible que era su vida.

«Tu exnovia está saliendo con un chico rico, tío. Ella no valía la pena… ¡Te lo dije!» comentó su amigo, apretando aún más la herida en el corazón de Kevin.

Kevin estaba tan dolido que inmediatamente fue a la tumba de su difunto padre para desahogar sus frustraciones.

Su padre, Alex, había fallecido cuando Kevin tenía 18 años. Fue su inspiración en muchos sentidos, y en su lecho de muerte le dijo:

«Hijo, no pierdas nunca la esperanza, por muchas trampas que te aguarden. Levántate siempre con confianza y contraataca. Su éxito demostrará su valía. Todo lo que tienes que hacer es demostrarlo.»

«Papá, siento haberte defraudado. Prometo contraatacar. Ya no lloraré por mi pasado o por personas que no merecen mi atención. Trabajaré duro y demostraré de lo que soy capaz.»

Kevin estaba decidido y dedicó su tiempo a establecer su vida.

Pasaron trece años y, un día, Kevin estaba en su oficina discutiendo un nuevo acuerdo con sus contratistas cuando entró Carlos.

«Disculpe, señor», dijo, abriendo la puerta de cristal.

«Sí, Carlos… Pasa por favor».

Carlos le entregó a Kevin una invitación de boda.

«Señor, sería un honor que asistiera a mi boda, ¡espero que pueda asistir!».

Kevin felicitó a su empleado y prometió que asistiría. Nunca revisó la invitación a fondo y comprobó vagamente la ubicación de la ceremonia. Fue en un balneario cercano.

Llegó el día de la boda. Era un lugar hermoso, y algunos invitados que lo reconocieron acudieron en masa para saludarlo y adularlo para ganar un nuevo contrato con su empresa constructora.

“¡Señor!” Carlos saludó a Kevin. «Esta es mi prometida, Linda», se presentó.

Kevin se sorprendió al ver que su exnovia era la prometida de Carlos. Linda y Kevin se miraron estupefactos, sin poder creerlo.

“¡¿Cómo sabes entre sí?!” intervino Carlos.

Kevin y Linda lo negaron. En medio de la ocasión, se le pidió a Kevin que se dirigiera a los recién casados y los felicitara. Tomó el micrófono y comenzó a hablar, revelando cómo logró llegar a la cima de su fortuna.

“Lo que hace fuerte a una familia es cómo se apoyan mutuamente hasta el final”, comenzó mientras Linda palidecía lentamente. Estaba nerviosa porque Kevin revelara su pasado en público.

«No puedes hablar de la familia a menos que creas que los apoyarás en los momentos difíciles. El nombre y la fama por los que la gente me conoce hoy se debe a mi esposa, Shirley. ¡A ella le debo la vida!».

Linda se sorprendió al saber que Kevin estaba felizmente casado y tenía tres hijos. Pero eso no fue todo.

«Me decepcionó alguien a quien amaba y adoraba. Entonces encontré a Shirley. Se enamoró de mí cuando yo era solo un empleado ordinario. ¡Me despidieron tres veces! Pero ella creyó en mí y me motivó. Cambié siete trabajos en siete años, ella ganaba más que yo, y hubo un tiempo en que vivíamos en un viejo motel con el agua del grifo oxidada.»

«La vida estuvo llena de amargas sorpresas hasta que un día mi negocio familiar se convirtió en un gran éxito. ¡Me casé con la mujer que amaba de verdad y aquí es donde estoy hoy!».

Linda no pudo ocultar la humillación que brotó de sus ojos como lágrimas. Ella fingió que estaba bien.

«Si no fuera por Shirley, me habría quedado varado donde me traicionaron. ¡Gracias, cariño, te amo! Y les deseo una feliz vida de casados, Carlos y Linda. Rezo para que Linda se convierta en un verdadero apoyo en todo, pase lo que pase».

Kevin terminó el discurso y le dedicó una sonrisa a Linda, quien todavía no podía superarlo.

Rate the article